IMG-20201231-WA0068

Del Valle, el capitán de mi equipo

Te debía este texto hace tiempo, pero en tu caso me asustaba ponerme ante la página en blanco. ¡Qué cosas! Me vienen muchos momentos a la cabeza, seguramente el abrazo de aquel día de marzo del 2018 es el que más me llena y nunca lo olvidaré, pero hay muchos otros, tantos que me encantaría rebobinar en el tiempo y volver a disfrutar de aquellas partidas de dominó en el solar, de esas cenas clandestinas que han llenado de un poco de sentido este último año, de esos gintonics especiales, de momentos que no serán irrepetibles, sino que los convertiremos en eternos de tanto repetirlos.

Me resulta difícil escribir esto, pero también fue complicado encontrar un libro de #labibliotecadeEuse para regalarte. Y eso que bajé unas cuantas veces en su busca. Por suerte, una de las veces apareció la solapa roja, unos cromos de Panini, una temática de las que te gustan y un estilo, el de Santi Giménez y Luis Martín, que te encantará.

«Cuando éramos los mejores (pero no ganábamos nunca)» es una historia de antihéroes, son los recuerdos compartidos del Mundial de 1986.

A principios de mayo de 1986, la sensación no era diferente. No hay muchos motivos para desplegar tanto optimismo. Pero una vez más, España entera tenía la ilusión de que los chicos de Miguel Muñoz se dirigían a México para ganar ese campeonato del mundo que la mala suerte, los árbitros, Cardeñosa y demás catastróficas desdichas le habían impedido conquistar en anteriores citas. Si en algo era campeona del mundo España en aquellos tiempos era en optimismo y, por qué no reconocerlo, en buscar excusas.

Por aquel entonces ya nos conocíamos, en realidad hace mucho que nos conocemos, pero no tanto que nos hemos convertido en mucho más que cuñaos. Y es que, tete, para mi eres como mi hermano. Sé donde estás y siempre respondes. Siempre me comprendes y el respeto es la base de nuestra relación. Bueno, el respeto y las risas, porque contigo es imposible sufrir el silencio.

Enjoy the silence. Depeche Mode

Esta es la octava entrega de libros de #labibliotecadeEuse

Capítulo 1: Incerta Glòria de Víctor Sancho

Capítulo 2:  Un Kapuscinski para los Croif

Capítulo 3: Un Zweig para Anna

Capítulo 4: La influencia del guionista

Capítulo 5: Nacho siempre en mi equipo

Capítulo 6: Los tiros duros como JC nunca bailan

Capítulo 7: Novocaine for my Own

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pocket
Compartir en email
Compartir en print

Deja un comentario

20 − 1 =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Cuidado con la tristeza, es un vicio.

Gustave Flaubert