tetes

Los 54 de Jesús

Nunca sabremos cómo hubiera sido su vida dieciséis años después. Si en vez de tomar la decisión equivocada, hubiera podido salir adelante después de abrir la puerta del ‘Mare nostrum‘ y empezado una nueva vida en aquella planta baja de La Garriga.

Nunca sabremos lo que le pasó aquel día por la cabeza. Nunca nos explicará cómo pudo salir del laberinto, ni disfrutar de su sonrisa limpia, de la mirada pícara y de esa manera de relacionarse con todos.

Hoy hubiera cumplido 54 y lo celebraría con su familia. Seguramente Asia vendría desde Murcia, o él iría a visitarla. Se habrían reunido, en algún momento, para celebrar la vida y recordar cómo durante los años ha ido sorteando una y mil situaciones complejas para volver a creer en sí mismo.

No lo sabremos nunca, pero lo imaginamos. En ‘Eterno Rollán‘ recordamos su vida, diseccionamos su carrera, pero sobre todo homenajeamos a un hombre que marcó un hito en el ámbito deportivo y que su triste final silenció una gran trayectoria.

En la carrera de obstáculos que ha supuesto tirar adelante el proyecto literario, hoy damos un nuevo paso con la confirmación de las primeras presentaciones. El 23 de mayo, a las 19.00 horas, nos reuniremos en la Casa del Llibre de Rambla Catalunya de Barcelona. El viernes 27, al mediodía, el Comité Olímpico Español nos abrirá sus puertas para una presentación en Madrid. Haremos de esta manera, aunque a la inversa, el camino que emprendió hace muchos años Jesús.

En las presentaciones nos acompañarán Alejandro Blanco, que tiene mucho que ver en esta historia como veréis en el libro, y dos de los mejores periodistas que conozco: Ramon Besa y Natalia Arriaga. Ramon hará de maestro de ceremonias en Barcelona; Natalia será nuestra anfitriona en Madrid. El libro se pone a la venta el 19 de mayo y abriremos la agenda de entrevistas una semana antes. Las mariposillas en el estómago empiezan a despertarse.

La foto pertenece a la familia Rollán

Comparte este artículo

Deja un comentario

dos + 17 =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Esta no es una historia triste, es una historia breve sobre una vida plena