viena

Novocaine for my Own

Descubrir nuevos ilustradores o la nueva canción de Tom Rosenthal. Presentarte a Eels, compartir aquel Auzells o aquellos paseos por la Vinya dels Artistes o por l’Estany D’Ivars en los que la luz la tendré grabada para siempre en mi cabeza.

¿Y aquel encuentro en Viena? Los chiringuitos de la Rathausplatz, los viajes en tranvía, aquellos momentos en el barrio de los Museos, con la mirada perdida en algún punto indeterminado del cielo mientras la cabeza te decía que aquel es el momento vital en el que siempre querría estar.

Y esa complicidad con Núria, y entre ella y Lucy, y también con Maria. Y esas cenas en casa, donde el tiempo se escurría entre los dedos, hablando de lo humano y de lo divino. Y allí estuvieron, Óscar y Núria cuando mi mundo se desmoronó, a veces con un mensaje, otras con silencios, pero siempre cercanos.

Por eso, Óscar está en mi lista y señalado en rojo. Por eso, cuando bajé a mi particular cementerio de los libros olvidados que me legó Euse, encontré un ejemplar que me señaló quien tenía que ser su destinatario y así fue como ‘Un senyor de Barcelona’ de Josep Pla ha ido a parar a sus manos. Carpe diem.

Novocaine for the Soul

Esta es la séptima entrega de la Biblioteca de Euse, un proyecto que explico en este texto y por el que han pasado de momento Víctor Sancho , José Miguel Martos, Anna Gayà, Rafa Dalton, Nacho Ovejero y Juan Carlos Galindo.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pocket
Compartir en email
Compartir en print

Deja un comentario

19 + 17 =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Cuidado con la tristeza, es un vicio.

Gustave Flaubert