PSX_20240304_194511

Seguimos siendo impares

Leo poco, viajo por trabajo más de lo que me gustaría y tengo la cabeza en mil proyectos, a veces pienso que demasiados. Ana me comentaba hace unos días que Luca y Vera son los motores que la impulsan, la manera de desconectar y a la vez de reconectar, porque te das cuentas que la vida es eso: momentos y personas; más allá de eso poco nos queda. Ella se refugia en sus nietos, en ayudar a sus hijas. Una manera de olvidar y de pegar una patada hacia adelante al balón de la vida, esa que nos dio un revolcón a todos hace ahora seis años.

Echo la vista hacia atrás y pienso en lo que pudo haber sido. Aquel nuevo proyecto vital en el que volvías a sentirte vivo mucho tiempo después. La plenitud por haber podido descorrer la cortina y haber visto de nuevo el sol, esa luz de invierno que por fin superaba las nubes y la oscuridad. Se veía un nuevo brillo en tus ojos, volvías a disfrutar de la calidez de un hogar, aunque aun estuviera por construir, pero eso también te impulsaba a seguir vivo.

Pero no fue. Se desmontó una vida, se destruyeron otras, nos dejaste huérfanos, con más preguntas que respuestas y, personalmente, así sigo mucho días. No comprendo por qué a ti y por qué a mí, no sé quien eligió el momento, por qué tenía que brillar aquella mañana el sol de manera tan especial. Por qué aquel ciclista nos avisó de los peligros de aquella subida cuando la habíamos completado decenas de veces…

Tantas preguntas y tan pocas respuestas. Me encontré hace unos días con una: «Quizá la muerte existe porque es la única manera de saber de forma exacta cuánto querías de verdad a alguien» y me aferro a ella. Maldigo aquel momento y te echo de menos, amigo. Aquellas charlas sobre la vida, los libros y el Barça. Aquellos momentos de risas compartidas, que ya nunca volverán, pero me quedarán para siempre en mi cabeza, hasta el final.

T’estimo!

Comparte este artículo

Deja un comentario

ocho + 11 =

Qué veo. Qué leo.

Twitter

La frase

La actitud es la única cosa que depende de ti. Por tanto es lo único que te puedo exigir.