Un mes

Una sucesión de imágenes a cámara lenta que recrea ese momento que me persigue desde entonces. Una película con filtros que empieza con solo dos protagonistas, que cuenta una historia que no empezó aquella mañana de sol, sino mucho antes, y que nunca acabará.

Una tragicomedia nacida entre risas, entre complicidades y que acabó con una vida y me marcará para siempre.

Ya ha pasado un mes y no en un suspiro. Treinta noches de sobresaltos, treinta mañanas que volverán siempre, muchos momentos de lágrimas sin esconder, de no comprender nada. Los primeros treinta días sin ti y sin ser yo.

T’estimo amic.

La foto es de Clem Onojeghuo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Qué veo. Qué leo.

La frase

La vida al final se convierte en un acto de renuncia, pero lo que causa un mayor dolor es no tener un momento para despedirse.

La vida de Pi