Voy a hacer una pregunta

floresNi la ves, ni siquiera la intuyes, pero imaginas un haz de luz lejano y con ello ya te sientes bien, te ilusionas. Sueñas con una remota posibilidad y te despiertas con una sonrisa.

«Voy a hacer una pregunta», dijo el rey Milinda al venerable Nagasena.

«¿Puedo contestar?». Nagesena dijo: «Por favor, haga su pregunta».

Dijo el rey: «Ya he preguntado».

Contestó Nagasena: «Ya he respondido».

Dijo el rey: «¿Qué respondió?»

Nagasena dijo: «¿Qué preguntó?»

El rey dijo: «No pregunté nada»

Nagasena dijo: «No respondí nada»

(Sabiduría Zen)

¿Es un punto de partida, un inicio, el principio de lo que tiene que ser un gran final?

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pocket
Compartir en email
Compartir en print

Deja un comentario

cinco + diecisiete =

Qué veo. Qué leo.

La frase

El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males

Leonardo Cohen