Voy a hacer una pregunta

floresNi la ves, ni siquiera la intuyes, pero imaginas un haz de luz lejano y con ello ya te sientes bien, te ilusionas. Sueñas con una remota posibilidad y te despiertas con una sonrisa.

«Voy a hacer una pregunta», dijo el rey Milinda al venerable Nagasena.

«¿Puedo contestar?». Nagesena dijo: «Por favor, haga su pregunta».

Dijo el rey: «Ya he preguntado».

Contestó Nagasena: «Ya he respondido».

Dijo el rey: «¿Qué respondió?»

Nagasena dijo: «¿Qué preguntó?»

El rey dijo: «No pregunté nada»

Nagasena dijo: «No respondí nada»

(Sabiduría Zen)

¿Es un punto de partida, un inicio, el principio de lo que tiene que ser un gran final?

 

Comparte este artículo

Deja un comentario

13 − once =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Esta no es una historia triste, es una historia breve sobre una vida plena