El Lance, un buque atrapado seis semanas en el Ártico

barcoEl Lance Vessel, un barco de investigación noruego, lleva seis semanas varado entre los hielos del Ártico, a 40 bajo bajo cero y  en la noche polar. A esa temperatura, todo el instrumental electrónico deja de funcionar y con el paso de las semanas los tripulantes se han visto obligados a utilizar bengalas para ahuyentar a los osos polares que curiosean junto al barco.

El buque tenía previsto realizar una serie de estudios durante seis meses sobre el grosor de la capa de hielo en la zona con la idea de reunir los datos necesarios sobre los efectos de la subida de la temperatura terráquea, pero ahora vive varado, sujeto a un bloque de hielo marino y esperando la ayuda externa.

El Lance salió de Spitsbergen a principios de enero y un buque de la Guardia Costera noruega rompió un camino en el hielo para llegar hasta el paralelo 83, allí se produjo la deriva. El manto de hielo se contrae y se expande durante las diferentes estaciones del año. Su punto máximo se consigue en marzo, el mínimo en septiembre, y durante las dos últimas décadas se ha reducido espectacularmente.

De ahí el estudio para verificar que las temperaturas en el Ártico se han multiplicado por dos respecto a la media mundial. Los investigadores, sin embargo, se han encontrado con un inconveniente que les mantiene en ‘stand by’.

La foto es de Nick Coobing

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Qué veo. Qué leo.

La frase

La vida al final se convierte en un acto de renuncia, pero lo que causa un mayor dolor es no tener un momento para despedirse.

La vida de Pi