Abrazos y silencios en el sexto mes

Dicen que pasados los seis primeros meses, el camino es descendiente. También dicen que en este tipo de duelos, hasta que no se cumple el primer año, vives instalado en una montaña rusa emocional.

No os creáis nada. Nunca se aprende a convivir con este dolor, solo puedes abstraerte, distraer la mente gracias a ajetreo diario y procurar tener siempre la agenda ocupada.

Convivir con esas imágenes grabadas en el cerebro absorben buena parte de las energías y aunque creas que todo está bajo control, nunca es así.

Aunque suene a receta de coaching barato, el secreto, amic Euse, es disfrutar de las pequeñas cosas, de esas que antes me pasaban desapercibidas y que ahora cada vez más valoro, pequeños retos para ir rellenando el poso vital y dejar que todo fluya.

De momento no puedo prometer mucho más, pero es un buen punto de partida. Mientras tanto seguiré con los abrazos y los silencios, disfrutando cada día de todos aquellos que tanto te querían.

La foto es de Lillian Grace

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

2 comentarios en «Abrazos y silencios en el sexto mes»

Deja un comentario

Qué veo. Qué leo.

La frase

La vida al final se convierte en un acto de renuncia, pero lo que causa un mayor dolor es no tener un momento para despedirse.

La vida de Pi