poble

Contando palmeras

Me gustaría cerrar puertas y no sé si abrir algunas; me gustaría que el mismo compromiso que ofrezco se me devolviera. Me gustaría mirar un poco más allá de a una semana vista y, como siempre, llegar agotado al final, que es el síntoma de haberlo dado todo por el camino.

Me gustaría empezar con nuevos alicientes, planificar y no solo pensar en sobrevivir el día a día. Me encantaría contemplar el paisaje desde el muro e ir contando las palmeras que quedan hasta llegar al final. Eso sí, muy poco a poco.

Comparte este artículo

Deja un comentario

trece + dieciseis =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Hay un remedio contra las culpas, reconocerlas.