Historia

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de la calle en la mesa de luz, la mesa de luz en en dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pocket
Compartir en email
Compartir en print

Deja un comentario

5 × tres =

Qué veo. Qué leo.

La frase

El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males

Leonardo Cohen