img_20200131_233807-e1581328610505

I have a dream

No sé quien me avisó, seguramente es de aquellas ideas que te vienen a la cabeza y acabas por creértelas, pero desde el primer momento supe que era verdad. Por unas horas estaría de vuelta, podríamos hablar de aquel día y abrazarnos de nuevo. Avisé a nuestros amigos, que incrédulos, no sabían si aquel mensaje no era más que una broma macabra. Pero no lo fue. Justo a la hora, en aquel lugar indeterminado repleto de luz, volvió a abrir los ojos: la mirada clara y esa medio sonrisa como saludo.
Fue un gran regalo, el mejor de mi vida. No hizo falta articular palabras, solo mirarnos para saber que todo era como antes, como casi dos años antes.

A veces los sueños se cumplen, aunque solo sean eso. Un sueño para volver a sentirte a mi lado por un instante. Ahora creo que sí, que el momento ya ha llegado, que ese círculo infinito se ha cerrado y dentro de él solo me queda una vivencia de la que he aprendido mucho, especialmente de mí mismo. Gracias por el regalo.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pocket
Compartir en email
Compartir en print

Deja un comentario

once + 14 =

Qué veo. Qué leo.

La frase

El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males

Leonardo Cohen