euseblanc

60 muescas

No ha pasado tanto tiempo, pero en realidad ha transcurrido una eternidad. Envueltos en una tormenta perfecta, llevamos al extremo el ‘Carpe Diem’, porque el día a día nos puede llegar a consumir, rodeados de malas o de malísimas noticias. El truco es pensar que las cosas pueden ser de otra manera y usar cada segundo para sentirte vivo.

Más de cuatro años y nuestras vidas han dado unos cuantos vuelcos. Una pandemia y un par de resets mentales después, todo solo puede que mejorar… y así será y así es. El poder curativo de las palabras y la publicación de un libro, de ese que tantas veces habíamos hablado, me han dado tantas bolas extras, que me siento muy bien, mejor que nunca, estable mental y físicamente. Todo fluye y seguro que algo tienes que ver.

Hoy como cada 17 de agosto, te hubiera escrito para felicitarte. Sesenta años, tete, todo por hacer, el universo sobre nosotros. Planearíamos uno de nuestros célebres secuestros, el destino es lo de menos, lo importante es compartir la vida y apurarla hasta el último sorbo, porque tú y yo sabemos que hemos ganado la batalla en la que hemos luchado contra nosotros mismos.

Mi regalo son unos versos de Andrea Rollán, de su libro Campos de Flores y Minas, una joya escondida que he descubierto gracias a las bolas extras que nos da la vida.

Somos 
de quien nos empuja al precipicio,
para saltar con nosotros
y, además, aterriza antes para salvarnos.
Somos
de quien nos llueve en el desierto,
de quien nos capta cuando no queremos ser captados,
de quien nos encuentra las cosquillas
y nos acaricia la fibra sensible.
Somos
de quien nos da la mano y no la suelta

Comparte este artículo

Deja un comentario

2 × 3 =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Hay un remedio contra las culpas, reconocerlas.