Cuando tus ojos vuelven a brillar

Crees que lo tienes todo bajo control, cuentas calorías, ahorras en carbohidratos, acabas con el azúcar. No te ves bien, el espejo te engaña, no te gustan tus caderas, tus piernas son demasiado gruesas. Tienes frío, problemas hormonales y cada vez más sueño. Te refugias en tí misma, nadie te comprende, apenas te relacionas con los amigos de siempre y la familia te agobia.

Te bloqueas ante el plato de comida. Te pesas, vuelves a pesarte. Te miras en el espejo, no estás contenta. Sigues contanto calorías, no eres tú, pero todo está bajo control, nada hay que temer. No puedes concentrarte, no entiendes porqué en casa todo son silencios y caras de preocupación.

No comprendes porqué hay que acudir a un terapeuta, ni tampoco esas primeras charlas en las que te hablan de un problema que no existe, crees que estás rodeado de paranoicos. Cada vez tienes más frío, cada vez estás más cansada, pero no hay motivo de alerta, porque todo está bajo control, hasta que ves que tu mundo poco a poco se está viniendo abajo. Ese es el momento determinante, porque todos pueden oír el clic, tu cara empieza a iluminarse, en casa se acaban los silencios y tus ojos vuelven a brillar.

Emma vol viure: http://www.ccma.cat/video/embed/5716529

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en pocket
Compartir en email
Compartir en print

1 comentario en «Cuando tus ojos vuelven a brillar»

Deja un comentario

19 − diecisiete =

Qué veo. Qué leo.

La frase

El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males

Leonardo Cohen