De profesión: responsable de felicidad

 futbolinPatricia Puig acaba de ser madre. Trabaja en Vortex y es la responsable de felicidad de la empresa. Por esa iniciativa pionera, la empresa en la que trabaja acaba de recibir «el Premio Barcelona a la empresa innovadora en conciliación y tiempo 2014». Una de las últimas decisiones de la empresa ha sido instalar un futbolín en la oficina.

Mi trabajo es encargarme de que seamos felices, no solo con mis compañeros, como trabajadores, sino también nosotros mismos como personas. Intento detectar cuáles son los problemas o preocupaciones de mis compañeros, recopilarlos y buscar soluciones.

En ningún caso mi función tiene que ver con la de un representante sindical, que es una figura más institucional y tienen más sentido en empresas multinacionales. En empresas medianas o más pequeñas como ésta tienen un poco más de sentido tener un resposansable de felicidad.

En Vortex, una compañía que trabaja con simulaciones del viento para proporcionar información a terceros y predecir el viento que hará en cualquier parte del mundo,  somos ocho trabajadores. Si la empresa fuera mayor, tendría sentido que hubiera una persona encargada de este asunto en cada departamento, porque esta figura se basa en el trato de tú a tú. Los compañeros vienen y no me dicen: Patricia, necesito que concertemos una reunión, sino que los temas surgen de manera espontánea, a la hora de comer o tomando un café….

La base de cualquier relación (profesional, laboral y personal) se basa en la confianza. Sin confianza no funcionan las relaciones. Por eso hace un tiempo se planteó el problema de solucionar el problema de la conciliación laboral, por ejemplo, cuando el hijo de un trabajador se ponía enfermo.

Hablamos con el propietario, se planteó inicialmente el teletrabajo, pero no era operativo porque la persona no podía dedicarse a cuidar a su familiar trabajando en casa. Entonces, el jefe decidió dar diez días extras libres para casos así.

También si el cumpleaños del trabajador es entre lunes y viernes, tenemos un día de fiesta. Ahora se ha aprobado una propuesta para que el día de Sant Jordi sea una jornada intensiva y por la tarde estemos libres. Cada uno de nosotros tenemos un horario flexible que se puede cambiar en funcion de las necesidades.

La foto es de Mireia Ecija

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Qué veo. Qué leo.

La frase

¿Sabe cuál es el único modo de medir cuánto se ama a alguien?

No

Perdiendo a esa persona

Jöel Dicker