Desarmado

Te despiertas sobresaltado por esa pesadilla recurrente y respiras aliviado al pensar que solo es un sueño. Un segundo después te vienes abajo al darte cuenta que te has vuelto a engañar. Sientes miedo, terror a cerrar los ojos y lloras y desearías volver atrás en el tiempo y borrar aquel día de tu vida y recordar tantos otros.

Dicen que es una enfermedad que se cura con el tiempo, dicen que hay que tomar distancia y que poco a poco todas las heridas acabarán por cicatrizarse, pero aquí me tenéis:

frágil, desarmado.

La foto es de Noah Silliman

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Qué veo. Qué leo.

La frase

La vida al final se convierte en un acto de renuncia, pero lo que causa un mayor dolor es no tener un momento para despedirse.

La vida de Pi