jordan-whitt-b8rkmfxZjdU-unsplash

El día de Marco Carrera

Hay días que me siento como Marco Carrera, ese personaje de «El colibrí«, una maravillosa novela de Sandro Veronesi que todos tendrías que estar leyendo ya, y otros en los que me dejo ir, busco en mi spotify la música de Maria Jaume para que todo fluya de otra manera, y espero cambiar mi suerte.

Es difícil manejar los estados de ánimo. Pensar en lo que ha ocurrido en los últimos meses -casi un año ya- y en que no sabes el camino que queda por delante, ni las sorpresas que tendrás a la salida de cualquier curva.

Pero pese a las dificultades -personales, profesionales y del entorno- quiero sentirme fuerte y confiado. No voy a sacar el paraguas porque ya estoy totalmente calado ni voy a ponerme más tiritas, simplemente porque no hay heridas pequeñas.

Así que persistiremos, que diría aquel, y en casos de emergencia sacaremos del botiquín ‘Antonia Font‘,

pedalearemos a buen ritmo y brindaremos con un ‘Pardelasses‘ por la vida, que nos ha dado tanto.

Pasó la infancia sin darse cuenta de nada y solo por eso su infancia fue feliz

El Colibrí. Sandro Veronesi

La foto es de Jordan Whitt para unsplash

Comparte este artículo

Deja un comentario

dieciocho + 10 =

Qué veo. Qué leo.

La frase

Esta no es una historia triste, es una historia breve sobre una vida plena