Un altre divendres

Cuanto menos había conseguido controlar su estado anímico, no todo era siempre negro, ya habían aparecido algunos grises. Incluso algunos días se alegraba al ver el sol y sonreía recordándole, pero no acababa de ser el de siempre.

Dentro de su proceso de relativización, se había dado cuenta de lo que valía la pena y de lo que era superfluo. Seguramente lo único positivo había sido constatar el gran número de personas que estaban pendiente de su día a día y del ánimo que le insuflaban.

Pero los viernes ya nunca serán iguales, aunque brille el sol o una tormenta descerraje el cielo. Escribo mecánicamente y con el mismo tono que suena Mishima:

Un altre divendres,
i encara no t’ho he dit.
Un altre setmana,
amb el cor encongit.

 

La foto es de Dan Gold

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Qué veo. Qué leo.

La frase

¿Sabe cuál es el único modo de medir cuánto se ama a alguien?

No

Perdiendo a esa persona

Jöel Dicker