pau

Pedir perdón es como dar las gracias

La vida son momentos, personas, vivencias, colores. Son sensaciones y emociones. La vida es lo que nos acompaña mientras pensamos que vivimos, mientras luchamos contra nosotros mismos o frente a ese enemigo invisible que nos hace estar mal y perdemos un precioso tiempo para dedicarnos a lo que nos importa y con quien nos importa. Esas son algunas de las enseñanzas que me hundieron en el sofá de casa hace unos días viendo cómo Pau Donés se despedía. Era Pau, pero podía ser yo o tú. Piénsalo.

Desde el momento que aceptas que la muerte es una cosa que va contigo y que no es una cosa mala, sino una parte de la vida, eres más libre y vives más tranquilo.

Donde nos llevó la imaginación
Donde con los ojos cerrados
Se divisan infinitos campos

Llorar es una demostración de valentía de que no tienes vergüenza a mostrarte tal y como eres.

Donde se creó la primera luz
(Junto a) la semilla del cielo azul
Volveré a ese lugar, donde nací

Eso que tu me das es una canción de agradecimiento porque lo que me ha dado la vida ha estado genial. He estado muy bien, me lo he pasado muy bien, he pasado buenos momentos, otros más duros, pero la vida se la agradezco a quien sea.

De sol, espiga y deseo
Son sus manos en mi pelo

El miedo es terrible. Yo no lo vivo porque soy poco miedoso, pero lo veo y me aterroriza. Cuando la gente tiene miedo a la vida, a las cosas, a moverse, a decidir y a querer y a que le quieran, es terrible. Bloquea. No se puede tener miedo a la enfermedad, al dolor. Hay que vivir.

De nieve, huracán y abismos
El sitio de mi recreo

No tengáis miedo. Sed positivos, porque la vida son cuatro días y tres ya pasaron. Si hay algo que no os gusta, dejadlo de lado. Pero no nos odiemos, porque el odio no conduce más que a peleas y a mala leche.

Viento que en su murmullo parece hablar
Mueve el mundo y con gracia le ves bailar
Y con él el escenario de mi hogar

Cuando sabes que el tiempo es corto, el tiempo te hace muy feliz.

Mar bandeja de plata, mar infernal
Es un temperamento natural
Poco o nada cuesta, ser uno más

Mi hija me enseñó a querer. Yo me hice músico porque no soy capaz de decirle a la cara a una mujer que la quiero. Mi hija me enseñó a decir te quiero sin palabras.

De sol, espiga y deseo
Son sus manos en mi pelo

Me hubiera gustado vivir otro año… Bueno, quince o veinte años, hasta los setenta estaría bien. Me gustaría poder conocer a mis nietos, pero bueno, los conoceré igual, per de lejos.

De nieve, huracán y abismos
El sitio de mi recreo

No te preocupes, ocúpate. Disfruta, diviértete, móntate la vida para lo que te quede, aunque no sepas cuánto es, que estés bien, a gusto y lo más feliz que puedas.

Silencio, brisa y cordura
Dan aliento a mi locura

Cuando sabes que el tiempo es corto, el tiempo te hace muy feliz. Me aterroriza ver que la gente tiene miedo a vivir y a que le quieran.

Hay nieve, hay fuego, hay deseos
Allí donde me recreo.

Pau Donés

Antonio Vega

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pocket
Share on email
Share on print

Deja un comentario

cinco + 15 =